¡Descubre tu próximo trabajo!

Nuestro blog de noticias

EurekaEmpleos
EurekaEmpleos
19/05/2015

La falta de descanso y las consecuencias en el trabajo

Fuente: HRZONE
El impacto del sueño en las personas ha sido de interés  (y por varios siglos) para los investigadores de la Psicología, la Biología y la Fisiología. El promedio de horas de sueño necesario para reponerse psicológicamente y biológicamente es de 7 a 8,5hs, pero como sabemos los cambios culturales no hacen fácil alcanzar ese promedio, y por tal motivo los investigadores trabajan en medir el impacto de la pérdida del descanso y su impacto en las conductas.

En el siglo XIX se probaba la privación extrema del sueño y sus consecuencias, en el siglo XX los científicos se concentraron en desarrollar metodologías que permitían medir como lapsos menores de sueño afectaban el cerebro. En la actualidad se trabaja en un entendimiento más específico sobre las fluctuaciones del sueño y las habilidades de las que se depende día a día.

Los estilos de vida contemporáneos (Jornadas largas, tecnología móvil, cambios de horarios y de zonas horarias) causan una privación del sueño y todos los aspectos comunes de la vida profesional hacen que se busque compensar lo mejor posible el descanso.

La pregunta es ¿Y cómo afecta la productividad?

La funciones cognitivas son las que se ven más afectadas (memoria a corto plazo, memoria de tareas, tareas que necesitan concentración focal y otras). El sueño fragmentado tiene consecuencias similares a las de la reducción de horas.

Esa disminución de las funciones cognitivas se resumen en un fenómeno que es ir perdiendo la habilidad de predecir las consecuencias basadas en la experiencia previa.

Si un grupo de trabajo de 3 personas tiene inconvenientes para descansar correctamente su potencial es igual al de 2 personas. Si esto se multiplica a la escala de una organización se puede entender que funciona a 2/3 de su potencial.
Algunos síntomas del mal descanso son:
•    Reacciones más lentas
•    Fácil distracción
•    Dificultad en prestar atención
•    Olvidos
•    Dificultad para memorizar nueva información/datos
•    Errores y omisiones
A su vez hay síntomas emocionales como irritabilidad y esto influye tanto en la vida personal como en las relaciones de trabajo.

 

 

 

 

 

 

¡Eureka!